domingo, 31 de mayo de 2015

JORGE VISTEL CD: "Cimarrón"



Intérpretes
Jorge Vistel - Trompeta
Reinier Elizarde “El negrón” - Contrabajo
Michael Olivera - Batería

Pistas
1.- Open the way 2.- Cimarrón 3.- The iceberg corner 4.- Rancheador 5.- Tres palabras 6.- Liber abacci 7.- Ciclos 8.- Hamilton city 9.- Evolution 10.- Rancheador alt 11.- Rezo

Sello: Inner Circle Music

Año: 2014

Son muchos los músicos de jazz de Latinoamérica que, en mayor o menor medida, han establecido su base en España, enriqueciendo el panorama jazzístico español. Jorge Vistel, cubano de nacimiento, es uno de ellos.

A muy temprana edad, comienza sus estudios musicales y ha tomado lecciones de Steve Coleman, Wynton Marsallis, Nicholas Payton, Steve Turre y Barry Harris, entre otros.

En 2005 decide residir en Europa, donde comparte escenario con artistas de la talla de Roy Hargrove, Doug Hammond, David Murray, Benny Golson, Henry Cole, Lewis Nash, Dado Moroni, Benny Green, Marcus Printup, Stefano Bedetti, Gary Thomas, David Virelles o Román Filiu.

Ha compartido escenario con grandes figuras del jazz como Lewis Nash, Dado Moroni, Marcus Printup o Roy Hargrove por citar algunos de ellos.

Su discografía se inicia con Evolution (2009) bajo el nombre de Vistel Brothers, quinteto formado junto a su hermano el saxofonista Maikel Vistel.

En 2014 también ha publicado “Tierra a la vista” dentro del Van Asselt / Vistel Project.

Este nuevo trabajo, llamado “Cimarrón”, lo ha grabado en formato trío con dos jóvenes  compatriotas suyos, con base en Madrid. El baterista Michael Olivera y el contrabajista Reinier Elizarde “El Negrón”.

El entendimiento entre los tres se hace patente desde los primeros compases del disco. Los tres músicos nos conducen por un jazz minimalista, en el que el protagonismo de los instrumentos no es lo más importante, es más bien secundario y lo realmente importante es el resultado final. 

El disco goza de una homogeneidad en el planteamiento de sus temas que es fácilmente reconocible. De hecho todos los temas están compuestos por el propio Vistel, excepto el precioso bolero “Tres palabras” (Osvaldo Farrés) que no obstante, lo recrea, lo envuelve y nos lo muestra, al más puro estilo Vistel.

El trabajo de los tres músicos es encomiable y brillan con luz propia. Nos brindan un jazz que es válido para su escucha tanto en la propia casa de cada uno como en vivo en cualquier local de los que todavía quedan abiertos.

Jorge Vistel sigue fiel a sí mismo, a su forma de entender el jazz y la trompeta.
Gracias a los tres por este disco.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada